Los diez consejos para manejar el enfado.

“ La vida es demasiado importante

como para tomársela en serio”

Oscar Wilde

El enfado es una emoción innata que surge cuando alguien o algo ha superado nuestro umbral de paciencia o de tolerancia a la frustración. Es decir, el enfado sirve para poner límites, tiene una intención positiva y hay veces que tiene una gran utilidad. El inconveniente es que sus consecuencias pueden llegar a resultar desagradables para nosotros mismos y para los demás.Enfado

Además se trata de una de las emociones más difíciles de controlar porque conlleva un gran nivel de activación. Para afrontar esos momentos en los que vamos a explotar te propongo los siguientes diez consejos. No es necesario que los realices todos cada vez que intuyas que te vas a enfadar, hay veces que con alguno de ellos es suficiente.

  1. Relájate

El enfado, como ya adelantaba antes, produce un elevado estado de activación en nuestro organismo. Sabemos que cuando nos enfadamos comenzamos a ponernos tensos, a hablar de forma más acelerada y con un tono más elevado. Nuestro nivel de adrenalina aumenta espectacularmente. Las personas que dedican un tiempo diario a la relajación y meditación son mucho menos propensas a enfadarse. Si no tienes esta rutina, la solución más sencilla es respirar profundamente varias veces antes de reaccionar. Sigue leyendo Los diez consejos para manejar el enfado.

Contra la ansiedad y el estrés : el “unitasking”

“Quien mucho abarca poco aprieta”.

Proverbio del S XIV

Disponemos de multitud de adelantos tecnológicos que nos hacen pensar que aumentan nuestra eficacia por el mero hecho de facilitarnos la posibilidad de hacer multitud de cosas a la vez. Incluso hubo no hace mucho un anuncio que ha hecho famoso eso de que las mujeres podemos hacer muchas cosas a la vez y los hombres sólo una, pobrecitos ellos. Puede que exista una cierta base científica y antropológica para este hecho, pero tampoco podría asegurarlo cien por cien. He podido comprobar que todos, independientemente de nuestro género, hacemos muchísimas cosas a la vez.Hacer una cosa por vez

Ahora bien, una cosa es hacer diez cosas a la vez y otra muy diferente es ser eficaz en las diez cosas. A lo mejor eres de los que es capaz de hacer diez cosas a la vez, pero esto pasa factura en forma de estrés y contracturas cervicales, como es mi caso. Personalmente me ha costado incorporar a mi vida el concepto de que puedo tener múltiples intereses, pero que tengo que realizar una sola cosa por vez y asignarle el tiempo que merece, e incluso disfrutar de lo que estoy haciendo, aunque sea una tarea rutinaria. No necesito demostrar que puedo hacer multitud de cosas al mismo tiempo.

Es cierto que el ritmo actual que llevamos nos impone que realicemos múltiples tareas al mismo tiempo. El precio de ello es el agotamiento, los despistes y la falta  de concentración y de eficacia. No es de extrañar que los males más extendidos de nuestro tiempo sean la ansiedad y el estrés. Sigue leyendo Contra la ansiedad y el estrés : el “unitasking”

Diez pasos para salir de la “depre”

La depresión es algo más habitual de lo que podemos pensar en la vida de las personas. Hay momentos en los que nos ocurren ciertas cosas que nos hacen sentir tristes y sin ganas de hacer nada. Estamos cansados, aletargados, sin energía y melancólicos. Estamos hablando en este artículo de una depresión adaptativa o estado de tristeza temporal, NO de aquella depresión patológica mucho más grave que se mantiene en el tiempo, con síntomas severos,  y en la que se recomienda acudir a un profesional especialista.Depre

Todos hemos tenido en algún momento de nuestra vida una, llamémosla “depre” y, aunque lo hayamos percibido como algo negativo, después hemos conseguido realizar algún cambio que necesitábamos. Durante ese periodo de baja activación hemos tenido la oportunidad de reflexionar sobre lo que no nos satisface y el camino que queremos tomar.

Entre los síntoma de la depresión adaptativa se encuentran los siguientes: Sigue leyendo Diez pasos para salir de la “depre”

Cómo conseguir que tu trabajo sea tu vocación

“No existe la falta de oportunidad de ser próspero haciendo lo que amas,

la única escasez es no hacerlo”.

Wayne Dyer

A todos nos han metido en la cabeza desde pequeñitos que enfocáramos nuestros esfuerzos a tener éxito de mayores, entendiendo por éxito el tener un trabajo muy bien remunerado ¿cierto? Esto significaba centrarse en algunas profesiones y desechar otras, sin tener en cuenta si nuestros gustos, intereses, preferencias o talentos innatos iban orientados en esa dirección o no. El problema de base es la equiparación de éxito a éxito económico y no al desarrollo de una vocación. Como si el hecho de dedicarte a tu vocación fuese a ser sinónimo de vivir en la miseria. Una vocación es aquella profesión que realizarías sin que te pagasen por ello, pero esto no tiene por qué estar reñido con ganarse bien la vida.

Una vocación es algo que sientes que tienes que hacer en la vida y que se alinea con tus dotes y talentos innatos. Es algo sobre lo que siempre estás pensando, algo que te hace vibrar cuando oyes hablar de ello. Es aquello con lo que disfrutas y fluyes, lo que haces sin dificultad y te hace sentir una satisfacción inigualable Es por así decirlo,  que tu profesión sea tu hobby. Cuando tienes una vocación, el tiempo pasa volando, fluyes,  siempre quieres saber más, mejorar, investigar y ofrecer lo que sabes al mundo. Una vocación es algo que te hace feliz.7 E árbol vocación

Hay personas que tienen muy claro en su vida lo que quieren desde pequeñitos y no es raro que después sean grandes profesionales en su campo. Si a estas personas las intentamos influenciar para que se interesen por otras cosas con “más salidas” con frecuencia se convierten en profesionales frustrados que están deseando encontrar tiempo libre para dedicarse a sus hobbies, aquello que tendría que haber sido su profesión vocacional.

Sin embargo, hay personas que descubren más tarde cual es su vocación. Puede ser que estuviese escondida debajo de montones de creencias limitantes como “ con eso nunca te vas a ganar la vida”, “ hay que pagar las facturas”, “sólo son fantasías”, etc.

Otro tercer grupo de personas no tienen ni idea de cuál podría ser su vocación. Si este es tu caso te sugiero las siguientes preguntas: Sigue leyendo Cómo conseguir que tu trabajo sea tu vocación