Eliminando las pequeñas grandes molestias de tu vida.

«La vida está llena de cosas buenas y cosas malas.

Tenemos que ser capaces de escoger dónde ponemos la atención y la energía.

Eso sí es una elección personal». Elaine Fox

El mayor problema con las pequeñas molestias del día a día es que aprendemos a tolerarlas hasta que pasan desapercibidas.  Pero cada una de estas pequeñas molestias nos restan energía y si acumulamos todas ellas al final el escape de energía es impresionante.

 Estas molestias pueden venir en forma de un armario desordenado, una gestión con el banco por hacer, unos zapatos incómodos, las constantes quejas y críticas de alguien del trabajo, un dependiente antipático, y un largo etc. Todos estos acontecimientos traen a nuestra cabeza pensamientos automáticos del tipo, “tengo que” , “debería ser”, “ no puedo evitarlo, “ me pone enferma”, etc. Estos pensamientos contaminan silenciosamente nuestra vida y nos apartan de nuestros objetivos vitales y de nuestra plenitud.

Llega un momento que no sabemos por qué tenemos estrés, ansiedad, estamos tristes y tenemos hasta problemas de salud. Si observamos por encima nuestra vida parece que todo está en orden, pero hay cosas que estamos pasando por alto. Pequeñas molestias a las que les estamos quitando importancia.

Nos damos cuenta realmente de lo que nos molestaban estas pequeñas cosas cuando desaparecen. Es como cuando apagamos la campana extractora de la cocina y nos damos cuenta de lo que nos estaba molestando ese pequeño ruido. Muchas cosas nos consumen energía sin ser conscientes de ello. Sigue leyendo Eliminando las pequeñas grandes molestias de tu vida.