¿Eres un adicto al trabajo?

«No hay nada más agotador que tener un trabajo eternamente por terminar». William James.

Hay  personas que siempre están trabajando o pensando en el trabajo. Nunca terminan de trabajar.

Trabajar es muy importante no sólo a nivel económico sino también por todo lo que nos reporta a nivel psicológico. Es importante para nuestra autoestima. El trabajo es salud, pero como todo en esta vida, abusar no es bueno.

Las personas adictas al trabajo sólo encuentran satisfacción en ese ámbito de su vida, recortan horas de ocio, de estar con su familia y amistades e incluso de sueño. No es de extrañar que siempre se encuentren cansadas y estresadas. Y sin embargo se sientan extremadamente culpables cuando se toman un respiro. Son personas que se sienten mal cuando están de vacaciones o simplemente salen a dar un paseo.

Por otro lado, se sienten extremadamente responsables, sintiéndose absolutamente imprescindibles en su trabajo.

La adicción al trabajo suele ser mucho más frecuente entre aquellos que trabajan por cuenta propia, donde todo el peso de su negocio recae sobre ellos mismos. Esto ocasiona múltiples problemas de estrés y ansiedad. Es cierto que , en el caso de los autónomos, son dueños de su tiempo, pero al final acaban dedicando  todo su tiempo exclusivamente al trabajo. Les resulta muy difícil poner límites entres su vida laboral y personal. Paradógicamente, se dice que son dueños de su tiempo pero les resulta más difícil que a un trabajador por cuenta ajena encontrar un equilibrio vital entre el trabajo y otras esferas de su vida importantes como la familia, el ocio, la salud o los amigos,  quedando siempre en un segundo plano.

No siempre existe una razón económica para ello, muchas veces se esconde detrás un afán de perfeccionismo y necesidad de éxito que acaba por generar un alto nivel de estrés, cansancio, irritabilidad, problemas de salud y de relación con los demás.

Si te sientes identificado con este perfil , puedes tomar nota de los 5 consejos que te detallo a continuación:

    1. Reserva un tiempo a diario y también , al menos un día de la semana completo, que sea intocable para el ocio y actividades que no sean trabajo. Así mismo, es muy importante que vigiles tus pensamientos. Si estos te conducen al trabajo, aunque estés haciendo algo de ocio, realmente no estarás dejando de trabajar.
    2. No te lleves el trabajo a casa en la medida de lo posible, para hacer más fácil el respeto a tu tiempo para otras actividades y al descanso. Si trabajas en casa pon límites de alguna manera.
    3. Aprende a delegar y a dejar de controlar absolutamente todo. Aprende a decir no.
    4. Planifica tus tareas de forma realista, aprendiendo a decidir cuándo puedes prescindir de algo y decir no. Gestiona mejor tu tiempo.
    5. Es importante dedicar tiempo al descanso y a la comida durante tu jornada laboral.
    6. Dedica una parte de tu tiempo a hacer algo que te guste especialmente como decía en mi post La importancia de hacer cada día algo que te ilusione

Recuerda que el trabajo es importante pero no es lo único  en la vida. Al igual que ocurre con una mesa, si cortamos una pata, la mesa se cae, porque son necesarias todas sus patas para sostenerse. Lo mismo ocurre con la vida. El trabajo, la salud, las relaciones con los demás, el ocio, etc. son aspectos igual de importantes en nuestra vida.

Si quieres aprender más sobre Psicología y Coaching, y aprender a priorizar lo que realmente es importante en tu vida para dejar de ser un adicto al trabajo, te invito a leer el primer capítulo de mi libro pinchando en el siguiente enlace PyCoFullness, Psicología Positiva y Coaching para una vida plena.

(Dentro de la página de Amazon pincha en echar un vistazo y te mostrará el contenido).

También puedes leerlo entero de forma gratuita si perteneces a KindleUnlimited.

Además, si quieres ser el primero en enterarte de cada publicación nueva suscríbete al blog en la parte derecha de esta página. 100% libre de spam.

Esther Canales Castellanos.

Psicóloga Experta en Coaching PsEC y Economista.

La Buena Suerte

“¿Conoces la diferencia entre la suerte y la BUENA SUERTE, con mayúsculas”

“La suerte, a secas, no depende de ti. La BUENA SUERTE, sólo depende de ti. Esta última es la verdadera.

Mucho me temo que la primera no existe.”

La Buena Suerte es posible siempre que te lo propongas. Por eso se llama Buena Suerte, porque es la buena,

la de verdad”.

 

«La Buena Suerte» es una auténtica joya de libro.

Cuantas veces comentamos qué suerte tiene tal o cual persona, sin antes preguntarnos si lo que ha conseguido es consecuencia del azar (como cuando a alguien le toca la lotería) o por seguir una serie de principios en su vida que ciertamente le ha llevado a tener Buena Suerte. Sigue leyendo La Buena Suerte