¿Por qué unas personas se enfadan más que otras?

«La ira: un ácido que puede hacer más daño

al recipiente en la que se almacena,

que en cualquier cosa sobre la que se vierte».

Séneca.

Si nos ponemos a pensar en las personas que nos rodean, es curioso observar que hay personas que se enfadan con más facilidad que otras. Hay incluso familias enteras en las que tienen los mismos patrones a la hora de manifestar su enfado, o bien todo lo contrario, hay miembros de esa familia que parecen estar siempre encolerizados mientras que otros muestran una aparente serenidad.

El secreto está en la tolerancia a la frustración y el nivel de activación del organismo. Las personas que se irritan fácilmente, que no saben tomarse bien las cosas y se enfadan por cualquier cosa que les parezca irritante, suelen tener una baja tolerancia a la frustración. El origen de esta baja tolerancia puede encontrarse en diversos factores: Sigue leyendo ¿Por qué unas personas se enfadan más que otras?

¿Tienes el Síndrome del Impostor?

 “Si has cometido errores, incluso errores graves, siempre tendrás una oportunidad de enmendarlos. Lo que llamamos fracaso no es la caída sino el hecho de quedarse en tierra.” Mary Pickford.

El síndrome del impostor lo sufren aquellas personas que se sienten incapaces de reconocer cualquier éxito en su vida, viéndose internamente como un fraude hacia los demás y justificando cualquier logro con la suerte del momento.

Se trata de algo más que sentir inseguridad. Es como si esta persona no fuese merecedora de los logros que ha conseguido. Esto hace que personas muy aptas no progresen, sobre todo en relación a su  carrera académica o profesional.

El síndrome del fraude o del impostor es un término acuñado por  las psicólogas Pauline Clance y Suzane Imes en los años 70, y siete de cada diez personas lo han sufrido en su vida.

Ante los demás son personas muy competentes, pero no se lo acaban de creer, lo que hace que se boicoteen a sí mismos rumiando pensamientos de pesimismo, por lo que suelen sufrir de ansiedad y estrés.

Estas personas nunca creen estar a la altura, no se sienten suficientemente buenos, competentes o capaces.

La mayoría nos hemos sentido así alguna vez ante un nuevo reto, como por ejemplo un cambio de trabajo o al comenzar unos estudios muy exigentes. De hecho es bastante normal, e incluso diría yo que es un comportamiento adaptativo, ya que queremos estar a la altura de una determinada situación movilizando gran parte de nuestros recursos.

Es normal querer dar la talla en determinadas situaciones y querer exigirse lo máximo, pero debemos reconocer también nuestros propios esfuerzos.

El problema viene cuando empeora con el tiempo ante cualquier situación. Esto se manifiesta sobre todo cuando la persona achaca sus éxitos sólo a la suerte, sin tener el cuenta el esfuerzo que ha realizado.

El hecho de no reconocer el propio éxito y de no sentirse merecedor de él a la larga hace que estas personas, que suelen ser excelentes,  trabajen por debajo de su potencial.

Así, un comportamiento típico de las personas con este síndrome es el de abortar sus proyectos antes de comenzarlos, haciendo gala de lo que se denomina un pesimismo defensivo. Es decir, comienzan a tener un miedo al fracaso enfermizo, que le hacen autosabotear todos sus proyectos. El miedo al fracaso se convierte entonces en el centro de sus vidas.

El origen de este síndrome se ha encontrado en cuatro posibles causas:

  • Dinámicas familiares en la infancia que hacen que la persona tenga una sensación de inferioridad.
  • Estereotipos que asignan unas mejores cualidades de éxito a los hombres a diferencia de las mujeres. Así como la presión que pueden llegar a recibir estas por el hecho de tener que abarcar demasiadas tareas. Esto también puede tener que ver con las diferencias salariales y de posibilidades profesionales entre hombres y mujeres. Por todo esto, el síndrome del impostor suele afectar más a las mujeres.
  • Tener una percepción del éxito muy distorsionada, con metas y requisitos imposibles de alcanzar. Se trata de personas con un elevado nivel de autoexigencia, que dudan constantemente sobre su propia habilidad.

¿Cómo podemos superar el síndrome del impostor?

  • En primer lugar hay que relajarse un poco y permitirse la libertad de fracasar, separando la propia autoestima del éxito conseguido o de la aprobación de los demás.
  • Otro aspecto importante es no caer en la hiper-responsabilidad. Es necesario aprender a delegar y a decir no , como comento en mi post Aprende a decir NO y dilo a menudo.
  • Pon freno al perfeccionismo. Los errores forman parte del aprendizaje, aprende a aceptarlos y que no afecten a tu autoestima.
  • Valora todo lo que has conseguido hasta ahora.
  • Celebra y premia tus victorias.

Si te has sentido identificado, ya sabes lo que tienes que hacer para salir de esa rutina que limita tu potencial.


Si quieres aprender más sobre Psicología y Coaching, te invito a leer el primer capítulo de mi libro PyCoFullness, Psicología Positiva y Coaching para una vida plena.

(Dentro de la página de Amazon pincha en echar un vistazo y te mostrará el contenido).


También puedes leerlo entero de forma gratuita si perteneces a KindleUnlimited

Además, si quieres ser el primero en enterarte de cada publicación nueva suscríbete al blog en la parte derecha de esta página. 100% libre de spam.



Esther Canales Castellanos.
Psicóloga Experta en Coaching PsEC y Economista.

¿Eres un adicto al trabajo?

«No hay nada más agotador que tener un trabajo eternamente por terminar». William James.

Hay  personas que siempre están trabajando o pensando en el trabajo. Nunca terminan de trabajar.

Trabajar es muy importante no sólo a nivel económico sino también por todo lo que nos reporta a nivel psicológico. Es importante para nuestra autoestima. El trabajo es salud, pero como todo en esta vida, abusar no es bueno.

Las personas adictas al trabajo sólo encuentran satisfacción en ese ámbito de su vida, recortan horas de ocio, de estar con su familia y amistades e incluso de sueño. No es de extrañar que siempre se encuentren cansadas y estresadas. Y sin embargo se sientan extremadamente culpables cuando se toman un respiro. Son personas que se sienten mal cuando están de vacaciones o simplemente salen a dar un paseo.

Por otro lado, se sienten extremadamente responsables, sintiéndose absolutamente imprescindibles en su trabajo.

La adicción al trabajo suele ser mucho más frecuente entre aquellos que trabajan por cuenta propia, donde todo el peso de su negocio recae sobre ellos mismos. Esto ocasiona múltiples problemas de estrés y ansiedad. Es cierto que , en el caso de los autónomos, son dueños de su tiempo, pero al final acaban dedicando  todo su tiempo exclusivamente al trabajo. Les resulta muy difícil poner límites entres su vida laboral y personal. Paradógicamente, se dice que son dueños de su tiempo pero les resulta más difícil que a un trabajador por cuenta ajena encontrar un equilibrio vital entre el trabajo y otras esferas de su vida importantes como la familia, el ocio, la salud o los amigos,  quedando siempre en un segundo plano.

No siempre existe una razón económica para ello, muchas veces se esconde detrás un afán de perfeccionismo y necesidad de éxito que acaba por generar un alto nivel de estrés, cansancio, irritabilidad, problemas de salud y de relación con los demás.

Si te sientes identificado con este perfil , puedes tomar nota de los 5 consejos que te detallo a continuación:

    1. Reserva un tiempo a diario y también , al menos un día de la semana completo, que sea intocable para el ocio y actividades que no sean trabajo. Así mismo, es muy importante que vigiles tus pensamientos. Si estos te conducen al trabajo, aunque estés haciendo algo de ocio, realmente no estarás dejando de trabajar.
    2. No te lleves el trabajo a casa en la medida de lo posible, para hacer más fácil el respeto a tu tiempo para otras actividades y al descanso. Si trabajas en casa pon límites de alguna manera.
    3. Aprende a delegar y a dejar de controlar absolutamente todo. Aprende a decir no.
    4. Planifica tus tareas de forma realista, aprendiendo a decidir cuándo puedes prescindir de algo y decir no. Gestiona mejor tu tiempo.
    5. Es importante dedicar tiempo al descanso y a la comida durante tu jornada laboral.
    6. Dedica una parte de tu tiempo a hacer algo que te guste especialmente como decía en mi post La importancia de hacer cada día algo que te ilusione

Recuerda que el trabajo es importante pero no es lo único  en la vida. Al igual que ocurre con una mesa, si cortamos una pata, la mesa se cae, porque son necesarias todas sus patas para sostenerse. Lo mismo ocurre con la vida. El trabajo, la salud, las relaciones con los demás, el ocio, etc. son aspectos igual de importantes en nuestra vida.

Si quieres aprender más sobre Psicología y Coaching, y aprender a priorizar lo que realmente es importante en tu vida para dejar de ser un adicto al trabajo, te invito a leer el primer capítulo de mi libro pinchando en el siguiente enlace PyCoFullness, Psicología Positiva y Coaching para una vida plena.

(Dentro de la página de Amazon pincha en echar un vistazo y te mostrará el contenido).

También puedes leerlo entero de forma gratuita si perteneces a KindleUnlimited.

Además, si quieres ser el primero en enterarte de cada publicación nueva suscríbete al blog en la parte derecha de esta página. 100% libre de spam.

Esther Canales Castellanos.

Psicóloga Experta en Coaching PsEC y Economista.

La Buena Suerte

“¿Conoces la diferencia entre la suerte y la BUENA SUERTE, con mayúsculas”

“La suerte, a secas, no depende de ti. La BUENA SUERTE, sólo depende de ti. Esta última es la verdadera.

Mucho me temo que la primera no existe.”

La Buena Suerte es posible siempre que te lo propongas. Por eso se llama Buena Suerte, porque es la buena,

la de verdad”.

 

«La Buena Suerte» es una auténtica joya de libro.

Cuantas veces comentamos qué suerte tiene tal o cual persona, sin antes preguntarnos si lo que ha conseguido es consecuencia del azar (como cuando a alguien le toca la lotería) o por seguir una serie de principios en su vida que ciertamente le ha llevado a tener Buena Suerte. Sigue leyendo La Buena Suerte

El lado positivo del enfado

“Cualquiera puede enfadarse, eso es muy fácil.

Pero enfadarse con la persona adecuada,

en el grado exacto, en el momento oportuno,

con el propósito justo y de la forma correcta,

eso ciertamente, no resulta tan fácil”. Aristóteles.

La agresividad es un comportamiento instintivo y natural producido por emociones desagradables como el enfado, la cólera y la ira, y supone una altísima activación fisiológica y emocional. Se trata de un intento de controlar una determinada situación aversiva en la que urge poner límites.9Jun enfado

Los motivos del enfado pueden ser muy diversos, desde una persona concreta que nos ha perjudicado en algo, hasta determinados acontecimientos como un atasco o la lluvia. Cuando nos encontramos preocupados, con problemas personales, cansados o cuando recordamos algo que nos ha irritado, también somos más propensos a enfadarnos. Sigue leyendo El lado positivo del enfado

Afilando la sierra

Hay momentos a lo largo del año que son más propicios para tomarse un descanso, salir de la rutina diaria y revisar nuestros objetivos, configurando otros nuevos si es necesario. Uno de estos momentos, suelen ser las vacaciones.

Es en esos momentos en los que pasamos más tiempo con las personas que nos importan, descansando y dejando el móvil de lado, charlando y haciendo actividades nuevas. Es entonces cuando nuestro cerebro comienza a funcionar a otro ritmo y …¡zasss! aparecen nuevas ideas y estas ideas nos llevan a plantearnos nuevos objetivos y replantearnos el camino que llevamos.

Tan necesario para nuestro trabajo, y para la vida en general, es tener momentos de intenso trabajo, como tener momentos de relax, en los que nuestra mente funciona de forma más creativa, lejos de la presión del día a día. Sigue leyendo Afilando la sierra

Aprende a decir NO y dilo a menudo

«No existe mayor preso

que el que duda entre dos puertas abiertas».

Benjamín Prado.

Constantemente, en nuestro día a día, recibimos múltiples invitaciones, oportunidades, peticiones, etc, y ahora con las redes sociales, esto se multiplica exponencialmente.

Es como si tuviésemos ante nosotros muchas puertas y tuviésemos que estar dudando entre ellas una y otra vez. Esto nos lleva a tener que tomar decisiones constantemente de aceptación o negación.Adoptar la actitud de valorar lo que nos va a aportar algo antes de aceptarlo, sin dar demasiadas vueltas ni justificaciones a nuestra negativa, puede ser uno de los hábitos que te reporte más espacio en tu vida.

Al decir no a cosas que no se adecuan a tus expectativas, estás dejado el espacio a oportunidades y relaciones adecuadas.

frogs-1420294_640

Hay personas que se entusiasman fácilmente con todos los proyectos que se les ofrecen. Hubo un tiempo en el que yo también fui así y el resultado fue una gran dispersión y estrés en mi vida. Puesto que tengo intereses muy amplios, pensé que era bueno embarcarme en todo aquello que me gustase ¡a la vez!, en lugar de seleccionar y priorizar los proyectos a los que dedicar mi atención.  Sigue leyendo Aprende a decir NO y dilo a menudo

La importancia de hacer cada día algo que te ilusione

«Toca para tu propia satisfacción…

la recompensa será mucho mayor».

Orville Gibson (Luthier y guitarrista)

Desde pequeñitos nos han educado para ser más productivos y eficientes. Había que estudiar, sacar buenas notas y portarse bien. Pero…, y lo bien que lo pasábamos cuando salíamos a montar en bicicleta y a jugar a la pelota.

Cuando nos vamos haciendo mayores empiezan a predominar las obligaciones, dejando arrinconadas nuestras aficiones y diversiones. Entonces la vida se vuelve increíblemente aburrida y monótona. Empezamos a posponer lo que nos gusta a las vacaciones, los fines de semana y, aun peor, al momento de la jubilación. Sigue leyendo La importancia de hacer cada día algo que te ilusione

Céntrate en la solución, no en el problema

» Si te encuentras en un agujero no sigas cavando».

Will Rogers.

Hay momentos en la vida en los que parece que no avanzamos. Hagamos lo que hagamos, todo sigue igual.Cuando ocurre esto tenemos que plantearnos si no estaremos en un agujero en el que estamos cavando más y más, haciendo el hoyo más y más grande.

¿Qué es lo que estamos haciendo realmente para no sólo no poder salir del agujero, sino para hacerlo más grande aún?

En la vida, nos enfrentamos a muchos tipos de problemas más o menos graves. Si tenemos un problema importante y nos preocupamos por él constantemente, esto  nos afectará a todas las demás áreas de nuestra vida, por lo que el problema se convierte más y más grande.

La respuesta es que muchas veces ese problema nos está impidiendo que nos centremos en la solución. Ese problema y todas las preocupaciones que conlleva están añadiendo basura a nuestra mente. Sigue leyendo Céntrate en la solución, no en el problema

Todos somos emprendedores en un laberinto.

  En algún momento de nuestra vida, todos hemos emprendido algo. Desde estudiar una carrera, tener un hijo, comprar una casa,  buscar un trabajo, hasta diseñar un blog, escribir un libro o incluso, crear una empresa. En todos los casos hay un denominador común: para tener éxito tenemos que desarrollar determinadas actitudes y aptitudes.Y para ello necesitamos unas determinadas herramientas.

Para definir lo que es un emprendedor podíamos decir que es un soñador con los pies en el suelo. Es alguien seguro de sí mismo, flexible, abierto al aprendizaje y con una alta resistencia a la frustración. Cualidades que son imprescindibles, ya que emprender es algo realmente duro , que nos pondrá a prueba física y emocionalmente, en la misma medida de la dificultad de nuestro objetivo. Sabremos entonces hasta dónde puede llegar nuestra determinación, autoconfianza, valor y sentido común.

Como emprendedores nos movemos en un continuo entre dos polos.

Por un lado, en un extremo, la convicción de que vamos a tener éxito y de que si trabajamos duro conseguiremos lo que nos propongamos.

Esta motivación es primordial si queremos conseguir cualquier objetivo en la vida. Es la gasolina que nos dará la energía y empuje necesario para llegar a nuestro destino.

Para conseguir cualquier objetivo, primero tenemos que visualizarlo, imaginarlo, soñarlo, recrear cómo nos sentiremos cuando lo consigamos. Sigue leyendo Todos somos emprendedores en un laberinto.